lunes, 21 de enero de 2013

Postura Para Mantener el Control en las Presentaciones de Negocio


multinivel, presentaciones, negocio, postura, control
Estimad@ Emprended@r,

¿Alguna vez te ha sucedido que has empezado a dar una presentación de negocio con mucho entusiasmo y de pronto tu prospecto te hace un comentario acerca del negocio, de la industria, de su experiencia o de su falsa percepción o de cualquier otra cosa, y te impide cumplir tu objetivo?

Bueno, a mí me ha pasado algunas veces, y el otro día dando capacitación a uno de mis afiliados le compartí un secreto para mantener la postura y el control  durante la presentación, y como sé que esto te puede ser muy útil saberlo, decidí compartirlo contigo también.

Antes de continuar es necesario que tengas en cuenta que presentar un negocio consiste en dar una información y no en convencer a alguien. Tu objetivo es dar toda la información que tienes para compartir. Para eso hiciste la cita. ¿Verdad?
La manera cómo vas a dar la presentación está en relación directa con tu sistema de duplicación y usando la herramienta adecuada.

Ahora bien, antes de dar la presentación, en el momento de prospectar y de hacer una cita con tu prospecto es preciso generar expectativa en él, esa es la razón por la que en la etapa de prospección mientras menos hablas, mejor. El objetivo en esta parte es despertar el interés por conocer lo que tienes para compartir.

Cuando tu prospecto tiene expectativa, te recibe con mente abierta y tiene mejor disposición de escuchar tu propuesta.

Al iniciar la presentación es preciso que le recuerdes a tu prospecto la razón por la que estás allí, y que al final de la presentación tendrá la oportunidad de dar su opinión o hacer las preguntas que tuviere.

Ahora bien, en el caso que estés en la mitad de la presentación y tu prospecto diga algo como “oh, es lo mismo de siempre” o algo parecido (porque sé que algunas personas tienden a pensar de esa manera o a hacer este tipo de comentario cuando no hemos sido lo suficientemente claros al explicar el concepto del negocio o no nos han prestado la suficiente atención) es muy importante que no te intimides por ello.

Si tu prospecto te interrumpe tratando de dar su opinión o comentario, es preciso guardar la postura. Es TU presentación, no la de él. Por tanto, continúa hablando con mucho tino, delicadeza y educación para concluir la presentación.

Es muy importante que no hagas una pausa. Porque al hacer la pausa inconscientemente le estamos dando al prospecto autorización para emitir su opinión. Esto es un grave error, luego no terminamos de dar la presentación y el resultado es obvio.

Cuando tú estés dando la presentación del negocio y tu prospecto emita una opinión, óyelo pero no lo escuches, continua mirándolo y dándole la presentación como si él/ella no estuviera hablando. No te sientas intimidado por su comentario.

Este era el error que yo cometía. Cuando mi prospecto empezaba a hacer comentarios, me callaba, hacía una pausa y me ponía a escucharlo. Claro que hay que escuchar al prospecto, pero al final de la presentación, no mientras la estamos haciendo.

Lo gracioso de esta situación es que la mayoría de las veces cuando el prospecto dice algo así como “ya conozco este negocio” la realidad es que no lo entiende o no quiere entenderlo. Muchas veces se deja llevar por suposiciones o ideas equivocadas que ha adquirido de otras personas, o de alguna experiencia anterior.
En algunos casos, al finalizar la presentación se dan cuenta de que su comentario estuvo fuera de lugar y se rectifican.

Lo importante es mantener la postura en todo momento y evitar que el prospecto manipule a su antojo tu presentación.

También es conveniente no replicar. Si replicas, pierdes todo. Hacer oídos sordos en este momento es lo mejor que puedes hacer por tu negocio.

Recuerda que tú tienes el control y esa es la postura que necesitas tener en todo momento, de principio a fin.

Tu postura firme demuestra convicción, profesionalismo y seriedad en el asunto.

Como empresario multinivel exitoso, es muy importante que te hagas respetar desde un inicio. Tú estás allí para compartir una información. Eso fue lo que le dijiste al prospecto y por eso te dio la cita. Y eso harás. Tu función no es convencer a nadie, solo compartir una información.

Por lo tanto, mereces ser escuchado de principio a fin y no ser saboteado.

Te recomiendo poner en práctica este secreto y verás cómo mantener la postura en tu presentación de negocio te permitirá obtener mejores resultados.

A tu servicio siempre,


Fortuna Alcocer.